El Día del Alfoz de Gauzón es una celebración organizada por el Centro de Estudios del Alfoz de Gauzón (CEAG) desde el año 2021. Cada 20 de enero se conmemora la primera mención escrita a la existencia de un territorio o mandatione, adscrito al castillo de Raíces (Castrillón). Se encuentra en una donación del monarca Alfonso III y su mujer, Jimena, datada en el año 905 y recogida en el Liber Testamentorum de la Catedral de Oviedo.

El Centro de Estudios del Alfoz de Gauzón (CEAG) conmemora la efeméride cada año en uno de los municipios que lo integran: Avilés, Castrillón, Corvera, Illas, Gozón y Carreño. En su primera edición, por la delicada situación sanitaria, se celebró de manera telemática mediante la edición de un vídeo.

Miniatura CAS.jpg

El Liber Testamentorum de la Catedral de Oviedo recoge que, un 20 de enero del año 905 d.C., el rey Alfonso III y su esposa Jimena realizan una importantísima donación a la iglesia oventense. En este documento, conocido como el testamento de Alfonso III y Jimena, aparece la primera mención a la existencia de un territorio adscrito al castillo cuyas ruinas hoy podemos observar en el peñón de Raíces (Castrillón). El término empleado para hacer referencia al espacio geográfico dependiente de la fortaleza en esta temprana cita es el de mandatione. Dentro de este territorio se mencionan lugares pertenecientes a los seis concejos que hoy englobamos dentro del Alfoz de Gauzón.

La prolífica labor falsificadora del scriptorium del obispo Pelayo durante el primer tercio del siglo XII a favor de la sede ovetense, nos hace ser cautelosos a la hora de analizar este documento. Sin embargo, la importancia que la fortaleza de Gauzón tenía a comienzos del siglo X parece avalar que ya por aquella época existía una circunscripción dependiente de los poderes asentados en el castillo. Entre finales del siglo IX y comienzos del siglo X, el Castillo de Gauzón sufrió importantes remodelaciones arquitectónicas, atestiguadas arqueológicamente en las excavaciones acontecidas en los últimos años. Tradicionalmente, la monumentalización de este complejo se ha atribuido al rey Alfonso III. Durante el reinado de este monarca tiene lugar la consagración de la iglesia de San Salvador. Este destacado evento reunió en el peñón de Raíces a los obispos de las diócesis de Coimbra, Lugo y Santiago de Compostela, evidenciando la relevancia que tenía este enclave ya a finales del siglo IX. Por último, y como todos conocemos, en el año 908 tuvo lugar la fabricación de la Cruz de la Victoria en el propio castillo, tal como atestigua la inscripción hallada en el reverso de dicho objeto.

Todos estos hechos nos están hablando de la importancia de la fortaleza de Gauzón, por lo que no sería extraño que ya existiese un extenso territorio dependiente del castillo. Se trataría de un espacio homogéneo y bien definido de manera natural entre las rías del Nalón y Aboñu, el mar Cantábrico al norte y los suaves relieves que conforman el límite meridional de la comarca. Los monumentos megalíticos que jalonan estas sierras quizás nos estén hablando de un espacio geográfico con una cohesión mucho más antigua. Sea como fuera, este ámbito geográfico aparecerá mencionado como territorio Gauzone en el año 1078 ya fuera de toda duda y no será hasta veinte años después, en marzo de 1098, cuando aparezca la primera referencia al alfoce. El trascurso de los siglos fue dividiendo esta demarcación histórica en la división municipal que actualmente conocemos. Sin embargo, el peso de la unidad territorial secular aún pervive latente en el día a día de los habitantes de la comarca.

DÍA DEL ALFOZ DE GAUZÓN